Tonterías de Verano

Las mejores canciones de la historia

La maceta: Resguardar del frío, buena luz, un poco de agua y, sobre todo, mucho cariño

La Cabra Mecánica – La maceta (TdeV 2013 – Pista 03)

Al mencionar a Juan Antonio Canta descubrí que Lichis aún no había salido en Tonterías, así que ahí va este típico hit que en otro tiempo podría haber sido tres, dos o uno en verbenas veraniegas. Las macetas sufren mucho con los calores, pero ahora con el frío tampoco deben descuidarse: si las abandonan en el balcón morirán sin remedio. No era exactamente de esto de lo que hablaba La Cabra Mecánica, sino más bien de corazones en peligro de quedarse secos por culpa del olvido y la tristeza. Eso en las estrofas, porque luego el blanco y negro cambia a color en el estribillo, como si la canción incluyera dos rumbitas por el precio de una. Al final el prota se queda solo, pero se conforma con haber dejado huella… todo ello salpicado por esos pequeños detalles de la vida cotidiana con los que a Lichis siempre le gustó aderezar sus letras, ya fueran los ingredientes de una receta, una lista de la compra o, como en este caso, diversos trucos de botánica doméstica.

Fueron los tiempos de esplendor de La Cabra, ese corto periodo de éxito en que incluso se les apoyaba con videoclips como este… ¿pero de verdad triunfaron o fue solo un espejismo? Fuera o no de verdad, llamarlo triunfo parece un poco excesivo. Y al final, la cosa acabó como acabó.

Anuncios
Deja un comentario »

Copla del viudo del submarino: Pescaíto pa’ olvidar las penas

Juan Antonio Canta – Copla del viudo del submarino (TdeV 2013 – Pista 02)

Hoy mismo termina el verano. Será dentro de un rato, creo que a las nueve menos cuarto, cuando se ponga el sol. A mí esto me pone triste, no lo puedo evitar. Antes de que sea tarde para más “Tonterías de Verano”, les dejo con una que resulta muy apropiada por su aire melancólico. No habrá muchas historias de amor tan dolorosas como ésta, pero es que quedarse viudo por culpa del maldito Rodolfo Hitler ya es el colmo. Y ya que él nunca pudo olvidarla, me parece un gran acierto que su mayor consuelo fuera dedicar los veranos a comer pescaíto en Fuengirola. Al menos esto sí que lo tenía claro Juan Antonio Canta, un artista tan atormentado que se autodestruyó después de haber reunido en su increíble único disco una colección de canciones realmente maravillosa. A un tipo como él le debió resultar imposible sobrevivir a Pepe Navarro.

Bendito sea Lichis por rescatar del olvido a Juan Antonio Canta. Hizo una versión en el directo de La Cabra Mecánica, interpretó otras como la Balada del adúltero y se hartó de mencionarlo como una de sus grandes influencias. Seguro que gracias a él mucha gente lo descubrió.

Deja un comentario »